Especial-. Ya el país tiene fecha para las elecciones presidenciales, y ya los ruidos políticos empiezan a ser más fuerzas, no obstante para la directiva nacional del Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), María Alejandra Malaver, el futuro de Venezuela compete a todos.

“Lo mejor de nosotros es votar y ser el cambio”, con esta afirmación la gremialista le hizo un llamado a todos los factores sociales, culturales y sectoriales del país a no dejarles todo el peso de las decisiones futuras a los políticos.

La dirigente del mundo profesional fue clara al indicar que cada uno de los factores sociales tiene responsabilidad individual y grupal sobre lo que acontecerá en el país en los próximos meses.

“Nadie puede desligarse de sus obligaciones ciudadanas. Y menos quienes somos parte de los gremios profesionales, porque en nosotros debe recaer el peso de la reconstrucción nacional”.

Malaver fue enfática en defender el voto como instrumento de cambio aunque resaltó que las condiciones planteadas no son las mejores.

“No podemos esperar otra cosa de un régimen completamente desvinculado con los valores democráticos, sin embargo, esto no puede ser obstáculos para que los demócratas sigamos actuando como tales”, aseveró.

La miembro del colegio de ingenieros manifestó que la madurez política debe prevalecer en todos los aspectos de la vida pública.

Aquí nos estamos jugando el país -adujo- los venezolanos debemos actuar con desprendimiento, visión y entrega; cada quien posee capacidades para el desarrollo de la nueva Venezuela y la tenemos que poner al servicio de la nación.

Se refirió a la opción de crear un consenso nacional entorno al mejor candidato presidencial que reúna las mejores condiciones profesionales, gerenciales y sociales para guiar los destinos de la república que debe levantarse tras de 18 años de caos.

María Alejandra Malaver acotó que el CIV, como el resto de los gremios, deben servir de impulsadores de un gran acuerdo de acción y de gobernabilidad que optimice el cambio para los ciudadanos.

Reafirmó su llamado para que la sociedad no deje toda la responsabilidad en manos de los políticos, pero agregó que tampoco la ciudadanía puede reemplazar el rol que éstos juegan para la liberación nacional. “Esto es un equipo de béisbol, y cada quien juega una posición importante”.