www.merca20.com

Plataformas como Facebook, Twitter, Instagram o LinkedIn, las cuales suman una cantidad de usuarios que asciende a 2.62 mil millones, según datos de eMarketer, se han posicionado dentro de los principales canales para la distribución de contenido generado por las empresas y marcas. Y es que hoy el volumen de contenido es abrumador, únicamente en WordPress se generan 84.6 millones de nuevas publicaciones cada mes.

Parte de lo anterior justifica sin dudas el hecho de que hoy en día los principales medios para el content marketing sean las redes sociales, los blogs y los emails, tal como lo destaca el Content Marketing Institute. Pero, considerando el hecho de que esto medios tienen gran efectividad en cuanto a generación de engagement, tráfico e incluso conversiones con el contenido, ¿es conveniente compartir lo mismo en plataformas como las redes sociales?

La respuesta depende de cada empresa o individuo que gestiona las redes pues existen distintas ventajas y desventajas, de acuerdo con datos recopilados por SEMRush, estas serían las más importantes a considerar.

Ventajas

Ahorro de tiempo: Uno de los beneficios más importantes que ofrece el compartir el mismo contenido o generar cross-posting, especialmente para las empresas de menor tamaño o emergenteses que permite ahorrar tiempo que bien se puede ocupar para seguir generando contenido de gran calidad en lugar de crear piezas regulares para compartir en distintas redes sociales.

Mayor exposición del contenido: Existen usuarios que tienen preferencia por una determinada red social y otros que pueden contra con un perfil en todas y cada una de ellas, por ello los posteos en “espejo” tienen la ventaja de lograr un mayor alcance que se puede incluso convertir en mayor engagement.

Desventajas

Contenido no apropiado para la audiencia: Dentro de todas las desventajas esta podría ser la principal, pues en cada red social de una empresa existen personas con características distintas que precisamente usan determinada plataforma porque obedece a sus preferencias en cuanto al consumo de contenido. Por ejemplo, hay quienes usan LinkedIn por su carácter más profesional.

Percepción negativa por parte de los seguidores más fieles: Existen seguidores que son más cercanos a la marca y cuando la empresa comienza a compartir el mismo contenido en sus plataformas, es posible que este sea percibido como spam pues seguramente hay individuos que siguen a la firma en más de una red social, el problema puede incluso crecer pues normalmente estos seguidores también son los clientes más leales.